"THE BEATS": Presentó el espectáculo 'Ayer, Hoy y Siempre' (Teatro Coliseo Podestá)

10.07.2024

La fenomenal The Beats, compuesta por Patricio Pérez (George Harrison), Esteban Zanardi (Ringo Starr), Nicolás Tomat (John Lennon), Eloy (Paul McCartney) y Fernando Monteleone (teclados y percusiones), se presentó en el Teatro Coliseo Podestá de la ciudad de La Plata, trayendo nuevamente a escena el espectáculo tributo beatle más importante y premiado a nivel mundial.

Mayúsculos elogios del recordado Juan Alberto Badía perduran en el presente para introducirlos como 'la número uno de su condición'…y no resultan, en lo absoluto, exagerados. Tamaño compromiso a la hora de abordar la historia viva de la banda de rock más influyente y versionada de todos los tiempos nace de la pasión y fanatismo desenfrenados de los -entonces- adolescentes hermanos Patricio y Pablo Pérez, dando inicio a la agrupación en 1987. Con posterioridad, serían declarados 'Personalidad Destacada de la Cultura' en la ciudad de Buenos Aires, se presentarían en prestigiosos festivales y llegarían a editar un disco producido por Litto Nebbia y el sello Melopea: "Please, Please Me" incluyó los temas originales del LP homónimo, respetando los arreglos originales de los mismos.

En una fría noche de domingo, en la cual el auténtico Ringo Starr estaba celebrando ochenta y cuatro años, el formidable show llevado a cabo en el destacado recinto platense, nos deleitó con un variopinto recorrido, rescatando una veintena de gemas clásicas dentro de una abultada discografía que se extendió en trece discos de estudio, todos ellos con una característica en común: la búsqueda de formas de composición cada vez más complejas y elaboradas, símbolo de rupturismo para unos sixties en donde el rock and roll se conformó como el género musical más popular a nivel mundial. Desde la imbatible fórmula romántica pop a la revolución más experimental y psicodélica, The Beatles no cesó en evolucionar, legándonos también tours emblemáticos y forjando una leyenda musical y cultural sin parangón.

Gracias a The Beats, somos testigos de la magia y viajamos a través de los años y las modas, desde los primeros shows en The Cavern al desembarco en Estados Unidos, epicentro de la desatada beatlemanía. Con gran acierto, la banda tributo rescata el componente esencial de John, Paul, George y Ringo, maravillándonos con el talento, el estilo y la impronta que poseen sus respectivos integrantes para representar la suma de las partes que potencia la singularidad individual del conjunto británico, desde la sala de ensayo al estudio de grabación, y de allí a los escenarios de gran magnitud. Por citar algunos de los tramos más celebrados, el lucimiento de Paul MacCartney se evidencia en las gloriosas "Get Back" y "Hey Jude", mientras que a Ringo Starr le siguen sentando perfectas "With a Little Help of my Friends" o "Yellow Submarine, postales de un recorrido acometido en cronología invertida (desde 1969 hasta 1962).

El George Harrison vernáculo lleva la voz cantante, y nos cuenta que, rebeldes y a la vanguardia, The Beatles fueron los responsables de la primera transmisión satelital a nivel mundial, a la cual se recuerda con una lograda interpretación de "She Loves You". Mientras tanto, las visionarias ideas de un arquitecto sonoro como George Martin, ideólogo en registrar con cuatro instrumentos de cuerdas la preciosa "Yesterday", ocupa un especialísimo lugar en el repertorio. Tanto como el compromiso social y político de John Lennon, evidente en los conmovedores himnos "Imagine" y "Give Peace a Chance". Las necesidades expresivas de una era convulsa volverían a ponerse pronto de manifiesto, animando a que las mujeres negras británicas se alcen por sus derechos en "Blackbird", tal y como relata un retrospectivo Paul a través de las pantallas.

A lo largo de una hora y cuarenta minutos, somos partícipes de un show que entrega símiles dosis de energía y nostalgia, en entera complicidad con el público. A través de pantallas gigantes atestiguamos el impacto de la fiebre y furor beatle como termómetro de un siglo que los tuviera como exclusivos protagonistas. Con un gran despliegue escenográfico, sobresale dentro de la propuesta la exquisita y detallista atención a los cambios de looks y vestuario, camino a conformar un magnífico y acabado tributo a los fab four de Liverpool. Asimismo y al detalle, el cambio de instrumentos reproduce las distintas instancias del cuarteto, a medida que canciones como "I Am the Walrus", "All Together Now", "Something", "All You Need is Love" y "Don´t Let me Down" marcan el ápice emotivo de una platea transportada en el tiempo. Dispuesta a tararear esa melodía que permanecerá inalterable, ayer, hoy y siempre.